23 de agosto de 2011

Techo presupuestario: Nuevo golpe de estado Financiero

La noticia conocida hoy sobre la intención del Gobierno de incluir la ley de techo de gasto en la Constitución supondrá una pérdida de soberanía así como la venta de parte de nuestros derechos.

La iniciativa obedece a los mandatos de Merkel y Sarkozy, así como
de otros poderes financieros supranacionales no votados ni elegidos por
los ciudadanos, lo que demuestra otra vez más cómo los gobiernos juegan
con nuestro porvenir y derecho de decisión.

Ninguna  reforma de la Constitución -la norma suprema del Estado
que consagra la Soberanía de sus ciudadanos- debería hacerse sin un referéndum vinculante.

Para defender nuestro derecho a una Democracia real no dudaremos 
en emprender las medidas de boicot y presión oportunas y exigir que esas
decisiones las tome el pueblo soberano.

De nuestra reacción dependen los parques, carreteras, escuelas,
hospitales y todo aquello que hasta ahora conocemos como público.
Rechazaremos siempre que nuestros derechos fundamentales sean subastados al mejor postor
para pagar las deudas de bancos y entidades financieras
internacionales, pues son sus prácticas especulativas y chantajes
criminales los que asfixian cada vez más a millones de personas.

Sabemos, y por eso estamos indigandos, que los mercados están por
encima de las leyes de cualquier país, pero ahora pretenden regular y
reformar nuestra Constitución. Esto significa que las decisiones
políticas dejarán de tomarse en nuestro Parlamento o en Bruselas y que
será el Fondo Monetario Internacional (FMI) u otros organismos no
democráticos los que tendrán el control de nuestras finanzas y , por
ende, de nuestra política.

>Esta medida es una enorme pérdida de soberanía y
muestra que la capacidad de influencia legislativa de la UE dirigida
desde los poderes financieros es mayor que la del propio pueblo español.
Por tanto constatamos que con estas medidas o decisiones, las opiniones
y recetas de otros países o de organismos y entidades supranacionales,
tienen más repercusión que las herramientas de Democracia participativa
que tenemos a nuestra disposición (ILP o Referendum).

Esta falta de democracia se pudo ya observar con la aprobación del
Pacto del Euro (contra el que ya nos manifestamos el pasado 19 de
junio), acuerdo que ningún partido europeo llevaba en su programa y
sobre el que no se realizó consulta alguna.

Desde Democracia real YA! reiteramos que no somos mercancía en manos de  políticos y banqueros y
por ese motivo seguimos oponiéndonos tajantemente a este tipo de
medidas que se deciden sin consultar con quien realmente debería
ostentar la soberanía: EL PUEBLO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada